ROCHANET | (999) 167 91 51

"La importancia de fomentar buenos hábitos de estudio desde la 1.ª infancia"

Cimentar rutinas y hábitos en las en las actividades de nuestros niños desde muy temprana edad les ayuda a sentar bases para el futuro ya que aporta importantes beneficios no sólo para su desarrollo académico sino también para su desarrollo en general.
Mediante la formación de hábitos sencillos como lavarse los dientes, doblar o guardar su ropa, guardar sus juguetes o ayudar con los platos, les estamos enseñado valores básicos de orden, disciplina, corresponsabilidad, autonomía, cooperación, solidaridad, autogestión, entre otros. Fomentamos valores que generan en ellos seguridad, estructura y confianza, mismos que les permiten lograr una mayor capacidad de adaptación a su entorno y a las diferentes circunstancias que se les presentan.
Ahora bien, los hábitos no se adquieren de la noche a la mañana ni tampoco nacemos con ellos. Forman parte de un entrenamiento de vida que vamos construyendo poco a poco, paso a paso a través de experiencias que repetimos con regularidad y frecuencia hasta que se instauran como parte de nuestra rutina.
Niño estudiando
Cuando hablamos de hábitos de estudio, nos referimos al conjunto de acciones que están encaminadas en forma específica al rendimiento académico. Son las acciones que repetimos en forma sistemática para mejorar nuestro rendimiento y por ende, los resultados que obtenemos.
Un chico puede ser cognitivamente sobresaliente, sin embargo, si sus hábitos de estudio no son consistentes y sólidos puede que los resultados obtenidos no sean los esperados.
Para aumentar las posibilidades del éxito académico es importante trabajar día a día, desde pequeños, en la automatización de las acciones que nos ayuden areforzar conductas favorables para el aprendizaje. Los hábitos son algo se puedenadquirir.
Para aumentar las posibilidades del éxito académico es importante trabajar día a día, desde pequeños, en la automatización de las acciones que nos ayuden a reforzar conductas favorables para el aprendizaje. Los hábitos son algo se pueden adquirir.
Para ayudarle a construir hábitos de estudio saludables hazle ver los beneficios que obtendrá como resultado. Por ejemplo, mejoría en el resultado de sus notas, trabajar en forma ordenada y optimización del tiempo, mismo que le permitirá mayor espacio para la práctica de alguna actividad deportiva o de recreación que sea de su preferencia.
De igual manera, señálale también cuáles serían las consecuencias desfavorables ante la falta de hábitos positivos.
Y recuerda siempre papá, que exigir al niño cambios grandes de un día para otro sin animar sus avances y estimularle emocionalmente podría ocasionar que el niño se frustre, se desanime y abandone con facilidad el objetivo. Acompáñale con paciencia y comprensión, siempre animándole a dar lo mejor de sí en cada oportunidad.
A continuación, te dejo algunas recomendaciones que pueden ayudarles a trabajar en familia la consolidación de hábitos de estudio saludables.
  1. Habilitar un espacio para el estudio. Busca un espacio cómodo y que esté siempre disponible y donde puedas tener a la mano todos los materiales que puedas requerir. Procura que dicho espacio cuente con una buena iluminación y ventilación.
  2. Evita los distractores. Si en lugar en que estás ubicado hay muchas personas entrando, saliendo, hablando es muy probable que sea difícil concentrarse. Lo mismo ocurre si tienes cerca equipos electrónicos en uso y que no estén relacionados con el material de estudio.
  3. Establece un horario y respétalo lo más posible. Gestionar el tiempo te permite organizar y planificar de mejor manera tus actividades. Si. Añejas un calendario u horario, incluye también en él el tiempo de las actividades de casa así como el las actividades de esparcimiento y recreación.
  4. Comienza por la actividad más compleja y deja la más sencilla para el f De esta forma evitas que debido al cansancio tu pequeño se desanime con facilidad. Lo más sencillo siempre requiere menos tiempo y esfuerzo.
  5. Simplifica la complejidad de la tarea. Dale alternativas de solución, ayúdale a organizar los pasos a seguir, más nunca resuelvas las cosas por ellos. Cuando haces la tarea por él en realidad no lo estás ayudando, le estás restando autonomía, independencia y responsabilidad, lo cual será perjudicial para el desarrollo de sus habilidades físicas y cognitivas.
  6. Revisa diariamente las actividades y tareas de clase. Si algo está inconcluso, termínenlo. Esto es responsabilidad.
  7. Refuerza positivamente y reconoce los logros que tu hijo alcance, esto le dará mayor confianza en sí mismo y en sus capacidades fortaleciendo su autoestima.
Espero que esta información sea de utilidad para ti y tu pequeño.
Con el cariño de siempre, Miss Eve.